¿SABÍAS QUE LOS BEBÉS QUE VIVEN CON MASCOTAS DESARROLLAN MENOS ALERGIAS?

Un nuevo estudio sugiere que los niños que viven con perros y gatos son menos propensos a desarrollar alergias a dichos animales más adelante en la vida, pero sólo si el animal está bajo el mismo techo mientras el niño aún es un bebé.

Estos son los puntos que se detectaron:

Mejora la estabilidad emocional de los niños.

Enseña a los niños a amar sin prejuicios.

Fomenta la confianza.

Enseña a los niños nociones básicas de la vida como alegrías, tristezas, amor, enfermedad, etc.

Acelera el desarrollo psicomotor del niño mediante juegos con la mascota.

Enseña responsabilidad al asumir el puesto de cuidador.